Me gusta/ lo comparto

miércoles, 5 de febrero de 2014

Que dices cuando dices?


Jugar bajo las reglas de juego masculinas


En las últimas décadas hemos asistido a cambios importantes en el mercado de trabajo en lo que respecta a la incorporación de la mujer. Sin embargo, la incorporación masiva de la mujer en el campo laboral no logro conseguir dejar a un lado las tradicionales desigualdades. La oferta laboral femenina se ha transformado notablemente y ha aumentado tanto en cantidad como en calidad. Este hecho no es equivalente al puesto que ocupan en el lugar de trabajo.

¿Cómo Podrían las organizaciones aprovechar las habilidades femeninas, mejorar el rendimiento y aumentar la productividad ?
Un buen comienzo seria actuar por la igualdad real entre los sexos, en vez de luchar por enseñarles a las mujeres a "jugar bajo reglas de juego masculinas".

Las organizaciones que estén listas a aprender prontamente nuevos estilos de comunicación y a mejoran los estilos de comunicación existentes obtendrán sin dudas mejores resultados, serán dueñas de una clara ventaja y se abrirán a la oportunidad de ser más flexibles, adaptadas al siglo 21 y destinadas a crecer en el futuro.

((((((   )))))))

En mis talleres de desarrollo de empleabilidad en mujeres, las respuestas a mi pregunta:"¿Les han preguntado sobre su situación familiar o su estado civil en una entrevista de trabajo?" describen demasiado a menudo preguntas ilegítimas en las entrevistas de trabajo. Preguntas como:"¿Cuántos hijos tienes?", "¿Qué edad sus hijos?"," ¿Tiene padres que viven cerca de ti disponibles?", "¿Estás segura de que con tres hijos podrás trabajar a tiempo completo o tiempo extra?"o incluso preguntas impertinentes como "¿Piensas quedar embarazada en el año que viene?" o "Cuando estás planeando estar embarazada?". Dado que las mujeres quieren trabajar, finalmente contestan a esas preguntas-y sufren de repetidas y acumuladas frustraciones-. No hay manera de probar que no fueron admitidas debido a algo relacionado con el estado civil. La verdad es que no hay manera de saber que ese sea realmente el caso. Incluso en aquellas situaciones en las que la mujer presenta las habilidades, la experiencia y los certificados exigidos, como probaríamos que finalmente no fue admitida solo por el hecho de ser mujer?
Pero ¿qué es lo que impide que las mujeres avancen en el trabajo y en la carrera? La discriminación contra ellas al ser madres de niños? ¿Qué es lo que impide que las organizaciones aprovechen al máximo las contribuciones y capacidades de las mujeres?

El "Techo de cristal"

Muchas mujeres no han oído hablar de él y no conocen el término. ¿Cuál es la razón de la existencia de ese techo invisible que impide a las mujeres mirar hacia arriba y llegar a los puestos clave como el de CEO y deja llegar a las mujeres hasta ese mismo techo invisible solamente. En general, ese techo deja llegar a mujeres altos cargos directivos, pero no gerenciales, es allí donde se topan con el.
La unanimidad de opinión entre las propias mujeres  y el mensaje internalizado de que por ser madres se encuentran naturalmente privadas de la posibilidad de cumplir con los estándares requeridos como CEO (horas extras, largos viajes en el país y en el extranjero y las condiciones de trabajo que requiere hoy día la aldea global) es sorprendente.
Pero cabe preguntar si en el cien por ciento de los casos se requieren esas condiciones para trabajar y obtener resultados? ¿Quién determina las condiciones? ¿Quiénes son los jefes? Quien decide? ¿Quién establece las reglas del juego? La respuesta es clara.

((((((   )))))))

Decidí preguntar la razón del techo de cristal a una licenciada -y con un currículum impresionante-  directora de recursos humanos de una empresa de alta tecnología. Elegí esta ocupación ya que es una ocupación donde la mayoría de las mujeres llegan a altos puestos en los departamentos de recursos humanos, pero no las veo casi nunca en roles de CEO o como Vicepresidente de Recursos Humanos. En su respuesta, la mujer usó el discurso conocido. A ella le resulta evidente que el puesto de trabajo más alto al que puede aspirar es el puesto actual. Su discurso incluyó razones  como los niños, la maternidad, la lactancia, el deseo evidente de la mujer de estar con los niños, que las mujeres se esfuerzan para terminar el día de trabajo a las cuatro de la tarde. Estos deseos no se ajustan a las exigencias de ser CEO de una empresa, etc... Me quedé sorprendida, de nuevo.

En primer lugar, si la razón del techo de cristal es que sólo las mujeres pueden dar a luz, entonces es un hecho biológico. Esta constante no va a cambiar a corto plazo, seguirá existiendo, por lo tanto, el techo de cristal seguirá existiendo como un hecho permanente, casi biológico.

Existe el supuesto de que el dar a luz naturalmente interrumpe el movimiento de la carrera de la mujer –solo la de la mujer madre y no la del hombre padre-,  que el dar a luz hace que una mujer cambie su punto de vista de quién es ella y de cuál es su lugar, y que naturalmente ya no aspire a posiciones gerenciales y de toma de decisiones. Como consecuencia natural de esta situación, los papeles gerenciales y de toma de decisiones son jugados por los hombres -que de forma natural no se ven comprometidos a criar a los hijos como las mujeres se ven comprometidas de manera natural, por ser mujeres-. Esta creencia está muy bien arraigada, pero sigue siendo sólo una creencia. ¿Quién determina que la maternidad debería interrumpir la carrera de la mujer? acaso los hombres no están comprometidos a criar a sus hijos? Pregúntense a usted mismo quien es el que aquí decide? Es la biología o es el hombre? Tal vez la maternidad debería acompañar la carrera de la mujer y formar parte natural en el tejido de su vida y no ser vista como un obstáculo. Realmente es la biología la que aquí decide?

((((((   )))))))

Esta es la situación: hay una sólida tendencia de posicionar al hombre en los cargos de liderazgo y toma de decisiones. En su mayoría, estos cargos son llenados por hombres que posicionan nuevamente a hombres, que por supuesto guardan las reglas del juego laborales adaptadas al género masculino. Vuelvo a la suposición de que la igualdad vendrá cuando las mujeres se desempeñen como los hombres, bajo las "reglas de juego masculinas". Nosotras, las mujeres, interiorizamos este mensaje y vivimos en un perpetuo conflicto entre los niños y la carrera como si las reglas del juego fueran un hecho natural, biológico y fijo. Cuáles son estas reglas? Cito algunas: el umbral de entrada a ciertas profesiones, los horarios de trabajo, las condiciones de trabajo, las condiciones físicas en el sitio de trabajo, el estilo gerencial.

Es evidente que esta situación debe cambiar, y no por agradar a este u otro movimiento feminista. Claramente, desde aquí hay que avanzar.

El mismo idioma

Las organizaciones deberían comprender las barreras de comunicación relacionadas con diferencias de género y corregir la situación. La diferencia en el estilo de comunicación interpersonal bien podría ser la clave de la existencia del techo de cristal y la base de la predilección por los hombres para ocupar las primeras posiciones. Las barreras de comunicación podrían ser la razón principal de la falta de eficiencia en la inclusión de la mujer y la falta de utilización de manera óptima de las ventajas de la mano de obra femenina. La falta de comunicación se desarrolla entre los hombres y las mujeres sobre la base de un estilo diferente de comunicación. Estilos diferentes que cada uno de los géneros absorbió y concientizo. Esta situación crea una barrera de comunicación que deja a las mujeres en baja y no permite la realización de sus habilidades y destrezas, esenciales para la organización.
Es obvio que los hombres, con su estilo de comunicación particular, prefieran a los hombres sobre las mujeres, porque hablan "su mismo idioma".

Si usted hace uno más uno, en la situación en la que los puestos clave son llenados en su mayoría por hombres- que llegado el caso prefieren a hombres porque hablan "el mismo idioma"- se crea un círculo cerrado.
Debo hacer una pausa por un momento y aclarar que no es mi intención fomentar la situación inversa. De ninguna manera quiero decir que debe de haber mujeres en cargos clave para garantizar que más mujeres estén en cargos clave y por lo tanto bloquear la inclusión de hombres. Este argumento es deforme y no de mi gusto.

Que dices cuando dices?

Las diferencias de estilo comunicacional entre hombres y mujeres causan diferentes maneras de reaccionar frente a los mismos problemas, utilizar diferentes palabras y en general usar otro tipo de lenguaje corporal y de lenguaje oral. Los estudios demuestran que las personas tienden a confiar, a fortalecer y a dar puestos de poder a las personas que son similares a ellos en términos de estilo de comunicación. Como resultado, en la mayoría de las organizaciones, los hombres que están en puestos clave tienden a reducir a las mujeres a raíz de una mala comprensión de sus palabras e intenciones. La mala comprensión que resulta de la falta de conciencia y de la falta de lugar para otro estilo que no sea el masculino lleva a clasificar rápidamente a la mujer como demasiado pasiva o demasiado agresiva, demasiado pequeña, incomprensible, demasiado sentimental...etc.… de esta manera su contribución es pospuesta una y otra vez. En adición, la mujer misma absorbe este mensaje y lo hace propio.

Quien te prometió un jardín de rosas?
¿Cuál es la solución?

Aunque no siempre es fácil, la solución se basa en el desarrollo de habilidades de comunicación, en la apertura y en el desarrollo de conciencia. Incluso si el saldo ganancia\inversión es a menudo difícil de medir, cuando se trata del desarrollo de habilidades del tipo "soft skills".
Las organizaciones que estén dispuestas a entender y a apreciar los diferentes estilos de comunicación de ambos sexos podrán abrirse a la amplia variedad de habilidades que provienen de todas las personas que conforman la organización, mujeres y hombres, obtener así un mejor rendimiento, y sin duda también mejores resultados.

Una vez que esto suceda, la cancha de juego no será sólo para los hombres y no se aplicaran solamente las reglas de juego masculinas, esas normas adaptadas especialmente para ellos. Las mujeres no deben tratar de cambiar y llegar a ser lo que no son. No deben desempeñarse como hombres para entrar en el círculo cerrado. En la nueva situación, las reglas del juego tendrán en cuenta a todos los actores y no sólo algunos de ellos.

((((((   )))))))

Es necesario un cambio de paradigma y de mentalidad. Pero esta no es la sabiduría, la sabiduría es no perder la oportunidad.

1 comentario:

  1. Clarísimo!!!
    Yo tengo esperanzas en lograr el cambio, que haya igualdad de posibilidades y el juego cambie sus reglas.
    Estoy segura de que será más rico para todos, aún para los hombres aunque muchos lo ignoren.
    Saludos :)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...