Me gusta/ lo comparto

sábado, 17 de mayo de 2014

Con los pies en la tierra

תוצאת תמונה עבור ‪zapatitos de nena con tacos‬‏

Al parecer, las mujeres están interiorizando una nueva tendencia, que sin duda se trata de una nueva herramienta de opresión, al igual que la imposible imagen del cuerpo femenino es utilizada como herramienta de opresión. Hablo de una cirugía plástica de diseño de pies (o como la apoda el cirujano: cirugía "Cenicienta"). 

La tendencia de la extrema delgadez hace que las chicas jóvenes quieran reducir los kilos que el desarrollo natural del cuerpo les añade desde los 8 años hasta los 14.  Así intentan ocupar el menor volumen, el mínimo espacio y la mínima presencia posible, y están convencidas de que ese es su deseo personal propio. Uno de los resultados más destacados de esta realidad es la constante preocupación por el peso, convirtiéndose esto en un claro impedido para ocuparse de otras cosas. De esta forma, las mujeres que se encuentran bajo régimen de auto - reducción no presentan amenaza para las relaciones de poder existentes, así como tampoco lo hacen las mujeres ocupadas en cómo se supone que sus pies deberían lucir o cómo su dedo gordo debería portarse. Ellas tampoco constituyen una amenaza para el status quo. Ese órgano, el pie, que al parecer quedó olvidado del pulido del Photoshop, recibe hoy el lugar que se merece.

תוצאת תמונה עבור ‪zapatos estrechos‬‏תוצאת תמונה עבור ‪zapatos estrechos‬‏

"Si los zapatos son estrechos, ¿qué importancia tiene que el mundo sea ancho?" 
A veces uso esta oración para abrir charla sobre el tema del éxito, principalmente en talleres de empoderamiento para las mujeres. Mi interpretación es: no serás capaz de ver tus habilidades, las posibilidades y las oportunidades que ofrece el mundo, así como tampoco podrás avanzar, si vas a minimizarte y menospreciarte a vos misma, si vas a reducir tu campo de visión y tus aspiraciones - es como ser\estar limitada, a raíz de una autolimitación que te impusiste vos misma en un primer lugar. Nadie podría caminar y seguir caminando por mucho tiempo con un zapato estrecho, incluso si hay frente a el\ella espacios abiertos y caminos pavimentados. La conclusión que se deprende es que hay que adaptar el zapato al pie y no al revés. En mi imaginación más salvaje, no pensé jamás que la interpretación personal mía de esta frase, se asociara de una manera tan inversa e increíble con la realidad.

La nueva tendencia que las mujeres interiorizan en estos días es la cirugía plástica diseñada para adaptar el pie al zapato. En un artículo publicado ayer en "Haaretz", el cirujano de pies, Dr. Sadrie, dice: 
"Ninguna paciente me ha pedido que reparara su pie usando la descripción medica llena de palabras latinas, así que decidí buscar un nombre que reflejara el resultado arrojado por el procedimiento sin ningún tipo de palabras latinas, le puse "Procedimiento Cenicienta"
El nombre que le ha puesto refleja (según él)  el deseo de la mujer a llevar un zapato que antes no encajaba con el pie y que le hacía doler. Dr. Sadrie también acuñó los términos "10 perfecto" (acortamiento estético de los dedos de los pies. Tratamiento realizado una vez en una modelo de 17 años de edad, por lo que ahora puede usar zapatos que impulsan su carrera), "Modelo T" (extensión de los dedos de los pies)  y el relleno con "almohadilla de grasa extra" que dice ayuda a caminar en zapatos de taco alto con plena comodidad."  
Él no es el único médico que hace este tipo de cirugía. "El Dr. Neal Blitz, certifica:
"Ofrecemos a las mujeres la posibilidad de abrir un ropero de zapatos que ha estado cerrado durante años" El Dr. Oliver Zong introdujo el término "Obesidad del dedo gordo del pie", y promete "pies diseñados para zapatos de diseñadores." Estos hombres están convencidos de que gracias a ellos las mujeres se abren a interesantes oportunidades y a una vida emocionante.


Obviamente, no estamos hablando de una conspiración secreta contra las mujeres, pero no hay duda de que estamos hablando de opresión. Sami Michael, presidente de la Asociación de Derechos Ciudadanos, dijo en su discurso en la marcha de Derechos Humanos, que se realizo en marzo de 2012: "…la discriminación contra las mujeres, la opresión a las mujeres y la violencia contra las mujeres es la forma de racismo más comúnmente utilizada en la sociedad humana. Realizamos heroicas luchas por la justicia social, la democracia, la protección a la patria, la libertad de expresión, pero al mismo tiempo vivimos en una sociedad donde se asesina a las mujeres, donde mujeres son violadas, humilladas, son acosadas y marginadas de la sociedad. La sociedad le quita derechos a la mujer, no importa si hablamos de judíos, musulmanes o cristianos, nosotros, israelíes o palestinos, Judíos Mizrahi o askenazíes, educados o ignorantes, de derecha o de izquierda, iluminados, ortodoxo o secular, lo cierto es que se oprime a la mujer. Miles de millones invertidos en la seguridad del Estado, pero muy poco en la seguridad de las mujeres expuestas a la opresión cotidiana, el acoso, a la discriminación, a la violencia y al asesinato".

Pero, una cosa es describir las formas en que una sociedad oprime las mujeres, y otra cosa es entender la base de la opresión en sí. ¿Por qué se oprime a las mujeres? ¿Por qué las diferencias biológicas traen dominación de género? 
Hasta ahora, no hay una respuesta definitiva en lo que al estudio académico se refiere. Sería interesante saber y entender de donde y cómo nace la opresión. Probablemente, el entender eso contribuiría a la identificación de maneras de tratar con el problema, pero no a resolverlo. Pero la academia no va a resolver la opresión porque no es un problema académico, sino un problema político social. El problema requiere una decisión política y social consciente que abarque a toda la sociedad, desde la cabeza hasta el último individuo, para mover suficientes fuerzas de cambio. Hay necesidad de un cambio que conduzca a acciones que influyan en los diversos círculos sociales, desde el familiar hasta el institucional y el empresarial.

En 2008, fue aprobado el proyecto de ley para fomentar la integración y la promoción de la mujer en el trabajo y la adaptación de puestos de trabajo para las mujeres. La ley incluye un sistema diseñado a alentar a los empleadores en forma de subvenciones y de entrega de señas de reconocimiento. O sea, "medallas" para aquellos que se comporten como si las mujeres tuvieran el mismo valor que los hombres. A pesar de que se podría considerar una exitosa jugada, no estoy segura de que me puso contenta. Mi expectativa de una sociedad humana normal y competente no comprende que algo así tenga que ser anclado en la ley. De todos modos, en la realidad, la ley va por un lado y las acciones van por otro.

Desafortunadamente, casi mes a mes veo en mis talleres a buen número de mujeres que describen una imagen de la realidad muy diferente a lo que se suponía que la ley tenía que lograr. El cambio requiere más que leyes. El cambio debe ser cognitivo, de fondo, debe llevar la aceptación intelectual y emocional de todos los actores sociales. El cambio se producirá cuando, por ejemplo, cada uno de nosotros haga una revisión de sus actitudes y se preocupe por dictar modelos de igualdad en la educación de los niños en el hogar y en el sistema escolar.

En resumen, el cambio no sólo necesita leyes que transferir en la Knesset. Lo que tiene que cambiar es la idea contenida en la siguiente cita de Virginia Woolf: "Me parece que Anónimo, que escribió tantos poemas sin firmarlos, era a menudo mujer. "

4 comentarios:

  1. Ayyy, me impresiona muchísimo esto. Nunca imaginé que las mujeres llegaran a automutilarse de ese modo. Ya bastante me impresiona toda la gama de tratamientos y cirugías estéticas conocidas, pero esto me supera totalmente.
    Habrás visto, seguramente, Snow Flower and the Secret Fan (creo que se escribe así) una película maravillosa que habla del lugar que ocupaban (o, mejor dicho, no ocupaban) las mujeres en la sociedad china del siglo diecinueve, la forma en que las amigas se sostienen y generan estructuras y códigos que de algún modo las salvan. Incluso tienen un idioma secreto, sólo conocido por mujeres.
    Muestran el sufrimiento de las niñas, desde muy chiquitas, sometidas a vendajes en sus pies para que sean pequeños...
    En esta película se veía claramente cómo las mujeres aceptaban la opresión, pero eran muy conscientes de todo. En ese sentido, creo que estaban mejor de lo que hoy están muchas mujeres occidentales.
    Supongo que las mujeres que llegan a tus talleres tienen alguna motivación, necesidad de libertad y realización. A qué taller van a ir las que se hacen mil operaciones y estimulan en sus hijas la idea de ser miss belleza??
    Hay mucho por trabajar!!

    Un abrazo.


    ResponderEliminar
  2. Si, también pensé en las mujeres chinas, todo esto es es increíble pero cierto. Tenes razón, hay mucho por trabajar.

    ResponderEliminar
  3. En la era precolombina, los mayas colocaban dos tablas atadas,sobre el cráneo de las niñas para que éste tomara una forma punteaguda a medida que creciera, símbolo de status y belleza. Debió doler mucho, al igual que hoy los grandes tacos a quien debe trabajar de pié. Al leer tu artículo, pienso que es preciso sacar del subconsciente ese deseo inducido a torturarnos en pos de un estereotipo. Te felicito por la calidad de la información, un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  4. Claro, esta muy arraigado, por eso el cambio es tan difícil.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...